jueves, 3 de junio de 2010

El Padre Lindor Ferreyra: pionero en la predicación del Evangelio en Pozo del Molle II parte





Se decía que su plan pastoral era genialmente simple, y simplemente genial.
El 8 de octubre de 1891 ponía en marcha con su bendición un excelente hospital que se lo encargó a las hermanas de la Misericordia, el terreno del lugar lo donó él mismo. El 21 de junio de 1992 bendecía el colegio de niñas que entregó a las hermanas Adoratrices, recién fundadas en Córdoba por el P. Bustamante.
El 15 de octubre de 1894 bendecía solemnemente la preciosa basílica que figura entre las mejores de Córdoba y de Argentina. Un órgano a tubos que sería magnífico, un esbelto camarín para la Virgen del Rosario, y luego la donación de un majestuoso y rico púlpito verdadera joya de arte y de buen gusto. Aunque más tarde, le quedó humor para proseguir la ornamentación interna con artista de la misma villa.
El 10 de abril de 1896 bendecía la piedra fundamental de un enorme colegio para varones sin saber a quien se lo iba a entregar para dirigirlo, luego serían los hermanos de las Escuelas Cristianas recién llegados de europa los que se harían cargo del mismo, el famosísimo Colegio de Lasalle, al que venían de todos los sectores de la provincia a formarse en él.
En 1914, el 19 de setiembre bendecía una gigantesca estatua del Corazón de Jesús fundida totalmente en bronce que emplazó frente al colegio de varones.
En la espaciosa casa parroquial, ya en 1904 tenía funcionando una imprenta con dos minervas, y una caja de tipos como único instrumental, y allí mismo surgió el periódico “El Progreso”, que luego se transformó en revista al servicio de la fe y de las ciencias.
Pronto apareció la casa de ejercicios espirituales con capacidad de 400 personas, y cada año había de 3 a seis tandas de 6 días de ejercicios espirituales, don Lindor la llamaba la Universidad Católica, dado que la primera que en Córdoba existió había fenecido con la expulsión de los Jesuitas en 1767.
Falta el banco Nación. No se tenía sede, entonces don Lindor ofreció una parte de la casa de ejercicios, dónde funcionó durante un tiempo.
Con todo este armamento la villa tuvo un nivel espiritual y cultural de la más fina estirpe, que llevó a todos lados del país hijos de esa tierra a enriquecer el mundo con hombres exquisitamente cultos y de espíritu católico.
Logró el extendido del agua corriente y electricidad por todo el pueblo, y sobre todo el ansiado puente sobre el Río II, la llegada del ferrocarril.
El 5 de octubre de 1910 inauguró la iglesia de Laguna Larga, erigida parroquia en 1929, en 1922 bendecía la iglesia de Pozo del Molle y Oncativo, en 1914 la de Santiago Temple y Luque, en 1934 ya retirado bendijo la iglesia de Las Junturas.
La primera industria textil de Villa del Rosario también lo tubo como mentor, a partir de la paja de lino se extraían las fibras y se hilaban las primeras telas, era el colegio de las Adoratrices dónde comenzó la insipiente industria, que al parecer no prosperó por no poder contar con maquinaria de precisión.
Pero quizá la obra más importante, pero esa que hacía secretamente a la luz de Dios, fue la dirección espiritual de sus fieles, sobre todo fueron muchos varones y mujeres de la villa los que asesorados y guiados por él, entraron a formar parte de distintas congregaciones del país, pero ciertamente Villa del Rosario era la mina de vocaciones para el Seminario Mayor de Córdoba, lo que le valió el altísimo honor de ser llamada la Villa Levítica de la diócesis.
El 4 de junio de 1935 terminaba su carrera en esta tierra en Villa del Rosario don Lindor en extrema pobreza, y con deudas en relación a obras que había emprendido. Una estatua de bronce lo recuerda en Villa del Rosario, al bondadoso y paterno don Lindor, el varón de patriarcal figura.
Fuente: “Homenaje de gratitud” Monseñor Lindor Ferreyra en el 30º aniversario de su muerte (Arzobispado de Córdoba)
NB. El dato sobre la inauguración de la iglesia mollense entiendo que no es del todo exacto, porque en realidad el acopio de materiales comenzó en 1909, y algunos datos harían pensar que al poco tiempo ya se celebraba Misa en ella, por otro lado en 1922 ya era párroco del curato el P. Sánchez Manzanera, improvable que el P. Lindor Ferreyra haya bendecido el templo, claro que era solo la única nave central. A lo largo de la búsqueda provablemente se aclaren estos puntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario